Escenario


Autodestrucción en Daft Punk, se disuelve tras 28 años de humanizar a los robots con música

Especial. A través del videoclip titulado “Epilogue”, los artistas franceses dieron a conocer su separación, solo Guy-Manuel seguirá activo en solitario

Autodestrucción en Daft Punk, se disuelve tras 28 años de humanizar a los robots con música | La Crónica de Hoy

Foto: (Especial) Su última aparición fue interpretando “I feel it coming”, en el 2017 en la ceremonia de los Premios Grammy.

Guy-Manuel de Homem-Christo y Thomas Bangalter sorprendieron al mundo al presentar “Epilogue”, un emotivo videoclip que se convirtió en el anuncio y un sorpresivo regalo de despedida sobre la desaparición de Daft Punk. No hay marcha atrás, su representante lo ha confirmado a medios estadunidenses. 

En el video se puede ver a los músicos personificados como los enigmáticos seres robóticos que se volvieron hito de la cultura popular. Se encuentran caminando, portando chaquetas de motociclistas, en medio de un desierto que fue tomado de la película Electroma que hicieron en el 2006, con la que llegaron a desfilar por el Festival de Cannes. En un momento Thomas se detiene pensativo y Guy-Manuel se da cuenta del retraso y regresa con su compañero.

Tras intercambiar miradas, el rezagado se quita la chaqueta (con la leyenda Daft Punk) y muestra un dispositivo en su espalda que, al ser oprimido por Guy-Manuel, inicia un temporizador de 60 segundos. Mientras se consume el tiempo, Guy se aleja sin voltear la mirada. Al llegar el tiempo a cero, explota, rompiéndose en pedazos que se parecen más a una máquina que a un hombre de carne y hueso, poniéndole un fin al personaje de Thomas.

La canción “Touch”, de su aclamado Random Access Memories, comienza a sonar. “Espera”, dice la letra, “si el amor es la respuesta, estás en casa”, se escucha mientras podemos ver en pantalla las manos de ambos robots unidas formando un triángulo de luz con las fechas 1993-2021, periodo en el que el dúo francés estuvo en activo, y así, comienza un nuevo amanecer con Guy-Manuel caminando a través del desierto completamente solo.

De esta forma se hizo oficial la ruptura del dúo de música electrónica luego de 28 años de historia, en los que llegaron a vender más de 12 millones de discos. Los músicos que “revolucionaron la música de baile con un sello inconfundible: con ellos, el funk volvió a ser moderno, cósmico, y los ordenadores aprendieron a cantar”, dice un artículo sobre su despedida.

Discovery. En la familia de Guy-Manuel solamente su abuelo estaba vinculado a las artes por parte de su bisabuelo Homem Christo Filho (de donde proviene su ascendencia portuguesa. Él nacido en  Neuilly-sur-Seine, un suburbio de París, asegura que su interés por la música se dio cuando a los siete años le regalaron una guitarra y un teclado de juguete. Cuando cumplió 14 años le dieron su primera guitarra eléctrica y su vida cambió.

Dos años antes, cuando Guy tenía 12, conoció a Thomas en la escuela Lycée Carnot, era 1987. Él, también parisino, sí tenía una herencia musical marcada, pues su papá Daniel Vangarde era un compositor famoso y productor de artistas como los Gibson Brothers y Ottawan. Cuando cumplió seis años ya tocaba con fluidez el piano (asegura que sus padres siempre fueron estrictos con él pero se los agradeció con el tiempo).

Fue en el colegio donde descubrieron su mutua fascinación por el cine y la música de la década de 1960 y 70, “las cosas muy básicas del culto adolescente, desde Easy Rider hasta The Beatles y The Velvet Underground”. En 1992, se animaron a formar una agrupación (junto a su amigo Laurent Brancowitz, quien después sería guitarrista de la banda francesa de indie Phoenix), y así nació Darlin.

La experiencia en ese grupo no fue la más agradable pero sí determinante, pues Darlin decidió no continuar luego de lanzar un single y leer una crítica publicada en el semanario británico Melody Maker, calificaba su música como “punk bobo” (daft punk): “Tuvimos suerte. Somos malos escogiendo nombres y si no llega a ser por esa crítica, aún hoy estaríamos pensando cómo llamarnos”, recuerda Guy al respecto. De ahí surge el nombre de uno de los dúos más influyentes de la historia reciente.

5ecret 5tar 5ystem. Tras su viraje a la música electrónica, en 1995 llegó su primer gran éxito, “Da Funk”, que les dio el pasaporte para firmar con una multinacional y el lanzamiento de su primer álbum, Homework (1997), que fusiona sonidos añejos de baile con techno y acid house y que amplió enormemente la base de oyentes de estos estilos.

Allí estaba incluido “Around the world”, su mayor hit de la época, en el que una voz procesada hasta perder su naturaleza humana repetía incesante las palabras del título en medio de un beat elegante y muy definido que hacía imposible no saltar a la pista de baile, como mostraba su videoclip, dirigido por Michael Gondry y con coreografía de la española Blanca Li.

Fue el primero de un conjunto de producciones audiovisuales llamadas D.A.F.T.: A Story About Dogs, Androids, Firemen and Tomatoes (1999) que, con sus canciones como colchón, mostraban una visión artística que trascendía lo musical y que pocos años después les llevó a articular las imágenes de su siguiente disco como una película de anime, Interstella 5555 - The 5tory of the 5ecret 5tar 5ystem (2003).

Ese álbum era Discovery (2001), en el que su sonido se refinó aún más tras tomar el synthpop por bandera. Se abría con el emblemático “One more time”, el cual ampliaba considerablemente el número de versos cantados de sus temas anteriores. En mayor o menor medida, todo era susceptible de pasar por el robotizador de Daft Punk, ya fuesen las voces de sus colaboradores Romanthony y Todd Edwards o un “riff” potencialmente tan rockero como el de “Aerodynamic”.

Aquel repertorio, en el que también sobresalía “Harder, Better, Faster, Stronger”, apuntaba ya al “eurodisco”, más concretamente al “italodisco” de Giorgio Moroder, al que años después volverían como padrino de su último bombazo discográfico, Random Access Memories (2013).

One more time. Entre medias publicaron su primer directo, Alive 1997 (2001), y su tercer disco de estudio, Human After All (2005), quizás el menos memorable de todos o puede que el menos accesible en una primera escucha por su recurrencia a una paleta voluntariamente más limitada en cuanto a elementos y a su carácter mucho más mecánico.

Un dato curioso era que hasta entonces jamás una banda tan obsesionada con el anonimato se había hecho tan famosa, pues el dúo normalmente usaba máscaras para ocultar su apariencia y encontraron un efectismo especial en su aspecto de robots: “En la sociedad hay banqueros, médicos, camioneros… Todos tienen su lugar; los artistas no. Gravitamos alrededor de la sociedad y vamos picando, entrando y saliendo. Habitamos un universo propio. De vez en cuando nos acercamos al público y se lo mostramos. En nuestro mundo pasan cosas así”, dijo Thomas.

Pasaron cinco años hasta Tron: Legacy (2010). A nivel sonoro, la banda sonora no era lo que el público podía esperar de la revisión de un clásico de ciencia ficción de principios de los años 80, cuando entre neones y colores neón triunfaron las músicas en las que tanto se habían recreado Daft Punk en Discovery, por ejemplo.

Tampoco tenía mucho que ver con Human after all. Quizás por la propia naturaleza del producto, una B.S.O., ofrecieron con la London Orchestra una colección de temas sugerentes, ampulosos, panorámicos y atmosféricos, por momentos también oscuros, pero les devolvió todo el crédito para hacer lo que se propusieran a continuación.

Así llegó el fenómeno del citado Random Access Memories (2013), una fantasía cósmica que volvió a convertir en el estilo de moda el funk y la música disco, que en sus elaboraciones habían sido ingredientes recurrentes, pero casi siempre como fondo.

“Get Lucky”, con Pharrell Williams en el conjunto, fue el ariete que impulsó el álbum. Alcanzó los puestos de honor en 32 países y se hizo también con el favor de la crítica, que le concedió el Grammy a la grabación del año y a la mejor actuación a cargo de un dúo o grupo de pop.

En pleno apogeo, el dúo se aferró aún más a su gusto por el hermetismo. Solo salieron de su ostracismo de manera muy esporádica para colaborar con artistas como The Weeknd, con el que lanzaron primero “Starboy” (2016), que los llevó de nuevo a lo más alto en Estados Unidos, y unos meses después “I feel it coming”, el cual tocaron en el 2017 en la ceremonia de los Premios Grammy, la última que dio el grupo.

“En la música de baile hay demasiadas máquinas. Hemos querido trabajar con gente a la que admiramos y hemos buscado humanizar a los robots, cuando parece que todo el mundo anda hoy intentando convertir a las personas en humanoides”, dijo Thomas.

“Lo controlamos todo porque es la única forma que sabemos de hacer esto. Un artista debe tener el dominio total de su obra. Al menos hasta que esta llega al público. Luego, que la gente haga lo que le parezca. No me importa si lo compran o no, solo quiero que sea para ellos tan importante como para nosotros. Jamás hemos escondido que somos una banda que quiere hacer música para el público”, añadió.

Epilogue. Hace unos años se les preguntó sobre su historia de amistad: “No sé si somos amigos”, dijo Thomas mirando a Guy. “Ahora debería aparecer una sonrisa. No sucede”, escribió el periodista que llegó a entrevistarlos en Los Ángeles. “Es una relación que fluye, que es así desde el inicio y no ha variado mucho en estos años. Somos igual de obsesivos, y eso nos permite estar cinco años trabajando en un disco sin pensar en asesinarnos”, añadió.

Esa misma entrevista, publicada por El País, en el 2013, tiene un cierre que vale la pena retomar para concluir este texto: 

–¿Se han cansado de imaginar el futuro?

–Guy. Es que todos deberíamos dejar de imaginar el futuro.

–Thomas. El futuro ya está aquí. Era esto. Estamos en el futuro.

–Faltan los robots…

–Guy. Y los platillos volantes. Pero es lo que hay.

–Thomas. Nuestra idea es acabar con toda esa fantasía. Esto es lo que tenemos. Facebook, Twitter, yo qué sé. Lo que hay que hacer son obras de arte en sintonía con el presente, que aspiren a decirnos algo sobre él, a que veamos lo que está mal, y muestre hacia dónde ir cuando queramos volver a empezar a andar. Nos hemos olvidado del presente demasiadas veces.

RIP Daft Punk

Comentarios:

Destacado:

+ -