Academia


Conamer avala reforma al SNI; fin al apoyo a investigadores de universidades privadas

La norma afectará al menos a mil 600 científicos que ya no recibirán la aportación económica/ La aprobación se da luego de que el Conacyt envió 5 documentos para argumentar el nuevo estatuto

Conamer avala reforma al SNI; fin al apoyo a  investigadores de universidades privadas | La Crónica de Hoy

La Comisión Nacional de Mejora Regulatoria (Conamer) otorgó su aval al Acuerdo por el que se reforma el Reglamento del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), aprobado el 3 de marzo por la Junta de Gobierno del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). La reforma  elimina la posibilidad de que los miembros del SNI que laboran en instituciones privadas reciban apoyos económicos, lo que afecta directamente a mil 600 científicos.

El dictamen final de Conamer indica que “Conacyt puede proceder con las formalidades necesarias para la publicación del anteproyecto referido en el DOF (Diario Oficial de la Federación)”. Ese es el último paso necesario para que el nuevo reglamento entre en vigor. Cualquier persona puede leer el Dictamen final en la siguiente liga de internet: http://www.cofemersimir.gob.mx/expediente/25750/emitido/56964/CONAMER_21_1578

Durante un mes Conamer colocó el Acuerdo de reforma en su página de internet y recibió  271 comentarios a favor y en contra. Entre ellos, 184 comentarios advirtieron que los artículos 61 y 62 del nuevo Reglamento, son discriminatorios y violan el Artículo 1 de la Constitución al ser un reglamento creado por el gobierno de la República en el que se establecen oportunidades diferentes a los individuos, dependiendo del lugar donde trabajen. El primer ejemplo de esa segregación es eliminar totalmente la posibilidad de que reciban apoyo económico del Sistema Nacional de Investigadores quienes trabajen en universidades o institutos privados, a pesar de que hayan cumplido con los requisitos académicos y administrativos para ser miembros del mismo Sistema Nacional de Investigadores.

El citado artículo 1o Constitucional indica que: “Queda prohibida toda discriminación motivada por origen étnico o nacional, el género, la edad, las capacidades diferentes, la condición social, las condiciones de salud, la religión, las opiniones, las preferencias, el estado civil o cualquier otra que atente contra la dignidad humana y tenga por objeto anular o menoscabar los derechos y libertades de las personas”.

CONAMER NO PREJUZGA. Ante el hecho de que 67 por ciento de los comentarios recibidos por Conamer en la consulta abierta le informó que los artículos 61 y 62 del nuevo reglamento podrían ser discriminatorios, esa Comisión, adscrita a la Secretaría de Economía respondió con un comentario en el que indica que su responsabilidad es únicamente en el campo de la mejora regulatoria:

“Cabe señalar, que esta Comisión se pronuncia sobre el anteproyecto y su AIR (Análisis de Impacto Regulatorio), en los términos en que fue presentado a la Conamer sin prejuzgar sobre aspectos de legalidad, competencia y demás aspectos distintos a los referidos en el artículo 8 de la LGMR (Ley General de Mejora Regulatoria”, dice el texto con firma autógrafa del Comisionado Nacional de Mejora Regulatoria,  Doctor Alberto Montoya Martín del Campo. 

Hay que recordar que, a lo largo del mes de marzo, los funcionaros del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) enviaron cinco documentos diferentes, en cinco fechas, para solicitar, aclarar, precisar e insistir en que Conamer avalara su Acuerdo por el que se reforma el Reglamento del SNI. 

La quinta comunicación de Conacyt a Conamer, enviada el 29 de marzo, fue firmada el doctor Ángel Moreno Fuentes, encargado de despacho de la Dirección Adjunta de Desarrollo Científico, quien abrazó el argumento de que a los miembros del SNI que trabajan en instituciones privadas no se les estaba quitando nada, pues nunca tuvieron garantizado el apoyo económico del SNI. Con los siguientes tres párrafos respondió los señalamientos de discriminación contenidos en 184 comentarios entregados en la consulta pública de Conamer:

“La reforma sigue promoviendo la vinculación responsable entre los sectores público, social y privado, así como el trabajo colaborativo entre las instituciones públicas y privadas del sector y, en general, el Conacyt cuenta con programas de apoyos para los proyectos de investigación humanística o científica, desarrollo tecnológico o innovación, en donde también pueden participar las instituciones del sector privado.

“Los apoyos económicos se han otorgado sujetos a requisitos adicionales a los que se solicitan para el ingreso, promoción o permanencia en el SNI e históricamente han tenido como objetivo compensar el salario de los investigadores, lo que se traduce en un subsidio de las nóminas de las instituciones de educación superior en las que los integrantes del SNI prestan sus servicios. En todo caso, la posibilidad de otorgar apoyos también a investigadores de las instituciones privadas ha estado supeditada a satisfacer primero los apoyos a las instituciones públicas de educación superior.

“En este sentido, la presente medida no atenta contra la dignidad humana ni tiene por objeto menoscabar los derechos y las libertades de las personas. Pues como sucede en los hechos, hay una constante movilidad de investigadores entre las instituciones públicas y privadas de educación superior, por lo que si satisfacen los requisitos que establece el reglamento, también pueden recibir el apoyo que económico correspondiente”, dice el documento con firma de Ángel Moreno Fuentes.

 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -