Cultura


El futbol es un espejo de la sociedad, explica Juan Villoro

Es uno de sus elementos de estructuración, añade el Premio Crónica

El futbol es un espejo de la  sociedad, explica Juan Villoro | La Crónica de Hoy

“Cuesta entender que las manifestaciones culturales surgen desde abajo. El prejuicio hacia lo subcultural ha estado siempre porque la cultura es forzosamente jerárquica. El primer texto profundo que leí en relación con el futbol que me hizo romper con el complejo de no hablar de fútbol fue la final entre Brasil e Italia, de México 70, escrito por Pier Paolo Pasolini”, comentó el escritor Juan Villoro.

En el marco de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara 2020, el también Premio Crónica definió el fútbol como un espejo de la sociedad, donde se concentran aspectos económicos, políticos y eróticos.

“Para entender nuestro tiempo hay que entender el futbol, de esa manera podemos entender nuestro tiempo y sociedad por lo que ahí ocurre”, dijo.

Juan Villoro (Ciudad de México, 1956) participó en un diálogo con Sérgio Rodrigues (Brasil, 1962), autor de El regate, sobre la relación del futbol y la literatura.

“Además de ser un juego, una industria y una máquina de hacer plata, el futbol es algo más profundo, es un elemento de estructuración de nuestra sociedad, de nuestras sensibilidades colectivas. En países como Brasil y  México, el fútbol es un elemento crucial de la vida del día a día,  es una manifestación cultural. Los prejuicios están muriendo. Debemos de hablar de futbol para comprenderlo más”, dijo el autor Rodrigues.

En la charla, Villoro habló del cronista deportivo Ángel Fernández, una persona que reinventaba los partidos, a manera de un rapsoda griego que contaba la gesta en tiempo real.

“Podía ser el partido más aburrido del mundo y él lo convertía en la guerra de Troya, bautizaba a jugadores de forma inolvidable. Un delantero brasileño, Evanivaldo Castro tenía la característica de que cuando fallaba un gol se limitaba a sonreír, Fernández le puso El Hombre de la sonrisa fácil; a Enrique Borja que tenía una nariz prominente le puso El Gran Cyrano; al Cruz Azul le puso la Máquina Celeste y al Estadio Azteca, el Coloso de Santa Úrsula”, detalló.

El autor de Examen extraordinario y Dios es redondo también resaltó las palabras que el futbol ha dado al vocabulario de los mexicanos.

“Hay expresiones generadas por el futbol que han pasado a la lengua común, por ejemplo, cuando alguien dice: me quedé en fuera de lugar, o me metí un autogol, no se está refiriendo a algo que sucedió en la cancha, sino a algo de su vida. Todas estas imágenes tomadas del futbol han entrado en el lenguaje popular y el lenguaje ha impulsado también la forma en que percibimos el futbol”, dijo.

Villoro recordó a autores que también han escrito sobre el futbol. “Algunos escritores mayores que yo como Fernando del Paso escribió crónicas maravillosas del Mundial de España de 1892,  Antonio Deltoro escribió un poema muy hermoso donde dice que el fútbol es la venganza del pie contra la mano. Rafael Pérez Gay escribió Sonido local. Todo esto es reciente y tiene que ver con que se rompió el prejuicio de que el futbol pertenecía a la vulgaridad del pueblo”.

A partir de los años 70 se empezó a escribir más de este deporte, agregó Villoro. Por último, el Premio Herralde 2004 definió al futbol como una novela.

“El futbol ya es una novela, tiene sus mitologías, sus viejas rivalidades, sus símbolos, su propia trama y sus argumentos con sorpresas”, expresó.

Comentarios:

Destacado:

+ -