Bienestar


Especialista alerta sobre los síntomas de la Artritis Idiopática Juvenil (AIJ)

Al creer que es una enfermedad exclusiva de los adultos, a veces confunden la artritis en niños con el dolor del crecimiento e incluso con flojera de las y los niños de no hacer cosas, lo que ocasiona subdiagnóstico o diagnósticos tardíos

Especialista alerta sobre los síntomas de la Artritis Idiopática Juvenil (AIJ) | La Crónica de Hoy

sare.org.es

Por difícil que parezca, infantes y adolescentes menores de 16 años, llegan a desarrollar una enfermedad muy parecida a la artritis reumatoide que sólo afecta a las personas adultas, el mal diagnóstico en estos menores es porque muchas de las veces su falta de disposición a realizar actividades tan comunes como caminar, hacer la tarea, vestirse, incluso, en el peor de los casos, hasta comer causa dolor lo cual es interpretado como flojera. 

Sin embargo, los cuidadores y padres de familia deben estar muy alertas a ciertos síntomas que pudieran ser los primeros indicios de que se trata de Artritis Idiopática Juvenil (AIJ). 

En entrevista con Crónica, la doctora Nadina Rubio, especialista en reumatología pediátrica estableció que este tipo de artritis juvenil “es una de las enfermedades más frecuentes en la infancia y que limita el desarrollo normal de las y los niños, sin embargo, lamentablemente hay un importante sub diagnóstico y en el país no tenemos cifras oficiales que nos den una idea del tamaño de este padecimiento en la infancia. 

Explicó que este padecimiento reumático impacta es en el movimiento, de manera particular en las articulaciones, y su origen es porque hay un desbalance en el sistema inmunológico, que prácticamente desconoce al individuo y comienza a “atacarlo, por eso se le conoce como una enfermedad autoinmune”. 

“En México no hay datos de la prevalencia, porque es un problema el cual no ha tenido la atención requerida, y en consecuencia no hay estudios ni estadísticas que nos digan realmente, cuántos niños tienen artritis en nuestro país”. 

El desconocimiento de este tipo de enfermedad ocasiona que subdiagnóstico e incluso diagnósticos tardíos, porque, no se piensa en artritis en niños, al creer que es una enfermedad exclusiva de los adultos, a veces lo confunden con el dolor del crecimiento e incluso hay quienes piensan que es por flojera de las y los niños de no hacer cosas. 

Otra situación es que no hay suficientes especialistas en el tema, aunado al hecho de que hay regiones en el país en donde de plano no hay reumatólogos pediatras, especialistas en el tema. 

“Si queremos comparar el impacto en nuestra población, con datos a nivel mundial, la prevalencia ronda los 20 casos por cada 100 mil habitantes, pero, insisto, idealmente necesitamos estudios en el país que nos digan cuáles son las cifras reales y actuar en ese sentido”, estableció la doctora Nadina Rubio. 

Respecto al acceso a un especialista, insistió que si no hay especialista en el lugar de residencia del menor, el diagnóstico puede retrasarse entre tres años, en cambio donde sí hay especialistas “a veces se les diagnostica en los primeros tres meses de evolución del padecimiento”. 

LA SINTOMATOLOGÍA. Es muy importante, sostuvo que si los cuidadores o padres de familia observan dolores, anormales, comiencen a sospecha de que algo no está bien, sobre todo si es un dolor articular persistente, es decir que está ahí todos los días y que incapacita al menor. 

Los papás pueden darse cuenta que el niño cojea, batalla para subir o bajar escaleras, que prefiere ya no tener contacto con otros niños, porque sabe que jugar, correr, brincar, saltar le resulta doloroso “a veces ese dolor se acompaña de inflamación, aunque ésta a veces no es tan evidente, por eso es tan importante que cuando hay estos síntomas acudan con el especialista para que pueda identificar si realmente hay inflamación o no”. 

Por lo regular, añadió la especialista, son dolores que se presentan por las mañanas, al despertar es una sensación como de estar entumido, porque cuando pasan mucho tiempo en reposo el dolor inflamatorio así se manifiesta, e incorporarse a hacer movimientos después de mucho tiempo es cuando hay dolor y a medida que te vas moviendo va desapareciendo, sin embargo, también es un dolor que a veces despierta a los niños en la noche. 

En la actualidad, resaltó, ya se cuenta con medicamentos con los que afortunadamente si se utilizan en etapas muy tempranas, podemos observar que los niños entran rápidamente en remisión, y logran estar así por periodos largos, incluso en algunos casos hemos logrado quitar tratamientos y que sólo se mantengan en observación lo cual es una gran ventaja porque permite que el niño tenga una calidad de vida prácticamente normal. 

“Hay un tipo de tratamientos nuevos, terapias biológicas las cuales pudiera ser que entre un 40 a 50 por ciento de los niños con artritis idiopática juvenil los necesiten y algunos de ellos sí se encuentran disponibles en el sector salud, el problema es el acceso que algún grupo de niños pudieran tener a este tipo de terapias biológicas, porque a veces no hay reumatólogos pediatras dentro del sistema de salud y esto complica mucho el manejo de los niños”, lamentó. 

Un pequeño que no es diagnosticado oportunamente el problema principal es que será un menor destinado a tener una limitación funcional, en el sentido de que tendría una discapacidad por no poder moverse por sí mismo, en una enfermedad en la que a veces incluso comer es difícil y con un diagnóstico oportuno, es precisamente lo que no se busca, que estos pacientes tengan un diagnóstico temprano y oportuno, para que tengan la oportunidad de llevar una vida lo más cercano a la normalidad y en el mejor de los escenarios que pudieran alcanzar la remisión.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -