Sucesos


Préstamos personales: cómo endeudarte correctamente

Al solicitar un préstamo, te comprometes a devolver el dinero y los intereses correspondientes en un período determinado de tiempo

Préstamos personales: cómo endeudarte correctamente | La Crónica de Hoy

Foto Especial

En un país donde los ingresos son muy bajos y los gastos son exorbitantes, recurrir al financiamiento se ha vuelto una técnica habitual. Los préstamos personales forman parte de la vida de gran parte de la población y hacer un buen uso de ellos es fundamental para regularizar la economía doméstica.

Sin embargo, la falta de una buena educación financiera perjudica gravemente las finanzas familiares. Esto se debe a que hay quienes no tienen el conocimiento básico requerido para endeudarse de manera saludable. Por lo tanto, caen frecuentemente en el sobreendeudamiento.

Por eso es necesario que te informes antes de pedir un crédito en cualquier entidad financiera, para evitar posibles conflictos a futuro. En este artículo podrás encontrar una serie de recomendaciones para solicitar préstamos sin dañar tu economía. 

Pide solamente el dinero que necesitas

La gente tiende a pedir más dinero del que realmente necesitan para satisfacer sus gastos porque no realiza cálculos detallados previamente. Esto provoca que el monto solicitado sea mayor que la cantidad de efectivo necesaria y que la deuda aumente sin sentido.

Para evitar esto, determina cuál es el objetivo concreto que quieres alcanzar y contabiliza el dinero que tienes guardado. Solicita un préstamo que cubra solamente el dinero que te falta para llegar a ese monto. 

Devuelve el dinero rápido

Los préstamos con plazos de devolución muy extensos suelen volverse excesivamente caros, ya que exigen el pago de más intereses. Además, las entidades no te permitirán acceder a nuevas oportunidades de financiamiento hasta que no reintegres el dinero que les debes. Si necesitas otro crédito, pero te has endeudado por varios años, te negarán esa ayuda hasta que saldes tu deuda.

Por eso es importante que tomes deuda por períodos cortos de tiempo, teniendo en cuenta tu capacidad de pago. Piensa en cuánto tiempo podrás devolver el dinero que necesitas, conforme a tus ingresos mensuales, y solicita un préstamo por ese período. Siguiendo el ejemplo anterior, si puedes destinar $1.000 pesos de tu salario al pago de la cuota, pide un crédito por 5 meses. 

Evalúa las posibilidades

Una de las cosas más irritantes de la vida es comprar un bien a un precio elevado y luego ver que está mucho más barato en otro local de ventas. En ese momento llega el arrepentimiento y la culpa por no haber averiguado antes en qué lugar costaba menos. Lo mismo ocurre con los créditos.

Hay una amplia variedad de préstamos en el mercado y si seleccionas cualquiera al azar es muy probable que luego te des cuenta de que no era la mejor opción. Investiga los diferentes tipos de préstamos personales que existen y elige el que ofrezca mejores condiciones de devolución

No es necesario que recorras todas las entidades y preguntes personalmente sobre las distintas clases de financiamiento que ofrecen. Actualmente en Internet tienes a disposición comparadores de préstamos que te permiten identificar fácilmente que producto financiero se adapta mejor a tus necesidades.

Pregunta cuál es el costo financiero total

Existe la creencia errónea de que al solicitar un crédito solo deberá reintegrarse el monto otorgado con la correspondiente tasa de interés. Sin embargo, en algunos casos los préstamos exigen el pago de componentes adicionales. Es necesario que verifiques esto antes de prestar tu consentimiento.

Si no quieres encontrarte con la sorpresa de que el monto a devolver es superior al cálculo que habías efectuado, consulta cuál es el costo financiero total del crédito. Este dato te dará una idea más adecuada sobre la deuda que vas a contraer, ya que incluye componentes tales como seguros, impuestos, comisiones por el otorgamiento del préstamo y gastos administrativos.

Lee el contrato

Los contratos de préstamo suelen ser muy extensos y complicados de entender. Por eso generalmente las personas se limitan a firmarlos, asumiendo que solo contienen los datos que ya se acordaron previamente con el prestamista. Sin embargo, esto no siempre es así. 

Lee detenidamente todo el contrato para conocer cuáles son las condiciones de devolución del crédito que estás solicitando. Infórmate bien sobre qué compromiso estás asumiendo y cuáles son las consecuencias en caso de incumplimiento. Si no entiendes algo, plantea tu duda a un asesor. Las entidades financieras tienen la obligación de brindarte información sobre sus productos.

Paga a tiempo el monto que pactaste

Al solicitar un préstamo, te comprometes a devolver el dinero y los intereses correspondientes en un período determinado de tiempo. Si no cumples con esa obligación, recibirás una penalización económica y deberás pagar más dinero por la mora. 

Evita retrasarte en los pagos y devuelve el monto pactado de la forma establecida en el acuerdo. Es recomendable que agendes las fechas en que debes reintegrar el dinero para no olvidarlas. En caso de que no cuentes con el dinero, comunícate con la entidad para solicitar un refinanciamiento de la deuda.

Comentarios:

Destacado:

+ -