Mundo


Turquía da cadena perpetua a 38 militares por el intento de golpe de estado de 2016

En el último macrojuicio contra miliares por la asonada de hace casi cinco años, estaban imputados 500 miembros del ejército turco, de los cuales 145 en total quedaron condenados por varios delitos.

Turquía da cadena perpetua a 38 militares por el intento de golpe de estado de 2016 | La Crónica de Hoy

Militares turcos, detenidos por el intento de golpe, conducidos a un tribunal en Ankara, en una imagen de archivo (EFE).

Turquía ha cerrado este miércoles el macrojuicio contra los militares por el golpe de Estado fallido de 2016, y lo ha hecho con 38 cadenas perpetuas, entre las cerca de 500 personas que estaban imputadas en la causa.

Entre quienes un tribunal de Ankara ha condenado a cadena perpetua se encuentran dos coroneles que asaltaron durante la noche de la asonada el edificio de la radiotelevisión pública (TRT) y forzaron a una locutora a leer el comunicado que anunciaba la toma del poder por los militares.

Un total de 145 de los 497 acusados han sido hallados culpables de varios delitos, como "subvertir el orden constitucional", "intento de derrocar el Parlamento, "intento de usurpar comandos militares" e intento de "asesinar al presidente", amén de "pertenencia a banda armada", informa la agencia turca Anadolu

Un excoronel y un comandante fueron condenados a cadena perpetua con agravantes por intento de asesinato del presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan.

Otros 107 acusados han sido sentenciados a penas de entre 6 y 16 años de prisión por implicación en la asonada, que causó la muerte a 251 personas, casi todos civiles.

Un total de 352 acusados salieron libres, 121 con una absolución formal y 231 con una sentencia que declaraba improcedente imponer una condena.

LA VERSIÓN OFICIAL

El gobierno turco atribuye la intentona golpista del 15 de julio de 2016 a seguidores del exiliado clérigo islamista Fethullah Gülen, residente en Estados Unidos, aunque los cabecillas de la asonada nunca han reconocido un vínculo con el predicador y éste también rechaza toda implicación.

La realidad es que si la cofradía de Gülen pudo infiltrar durante décadas seguidores en las estructuras de la administración pública, la policía y la judicatura, es porque entonces el partido de Erdogan, Justicia y Desarrollo (AKP), lo autorizaba. En las Fuerzas Armadas sucedió un proceso similar, aunque más sigiloso.

LUCHA DE PODER

A partir de 2013, el AKP y la cofradía se distanciaron e iniciaron una lucha de poder que desembocó en el golpe fallido de 2016, al que siguió una amplia purga de todos los simpatizantes de Gülen en el aparato del Estado y la detención prolongada de decenas de miles de personas.

La Fiscalía inició diligencias contra más de 100 mil personas y abrió un total de 289 juicios, algunos de ellos con varios centenares de acusados, en los que han sido condenadas más de 4 mil 500 personas, de las que casi 3 mil recibieron la cadena perpetua.

Los últimos grandes juicios pendientes se resolvieron en noviembre pasado, con 333 cadenas perpetuas para los responsables de la toma de una base aérea en Ankara, y en diciembre, con las mismas penas en 80 casos de militares que ocuparon la comandancia del Ejército en la noche del golpe.

ARRESTOS CONTINUOS

Sin embargo, pese al cierre de los macrojuicios, la policía sigue practicando amplias redadas contra supuestos simpatizantes de Gülen, tanto civiles como militares. En enero fueron detenidos 238 militares, casi todos en servicio activo, bajo la acusación de vínculos con una banda armada, como Erdogan llama actualmente a la cofradía de Gülen.

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -