Opinión


Y esto no ha hecho más que empezar

Y esto no ha hecho más que empezar | La Crónica de Hoy

Habemos quienes ver el regreso a su hábitat natural de cualquier  

especie silvestre nos mueve y remueve el alma; máxime tras

larguísima espera por ese retorno a la libertad, que para el

particular caso que referiré, según la información prodigada, se

llevó un aproximado de 100 años y de un reciente arduo,

constante y esmerado trabajo conjunto. De la integración no tan

lejana de un programa integral para esa recuperación y de una

participación organizada entre los sectores público y privado,

dada la  tremenda inversión económica que requieren

este tipo de ejercicios antes, durante y posteriormente. Esta vez,

y por mi especial sentimiento hacia los bisontes americanos, mi

corazón palpitó de sobremanera al sólo ver las primeras

 imágenes compartidas de la manada conformada por 19

ejemplares y que liberada tiempo atrás, disfrutaba iniciar el año

placiendo sobre el paisaje nevado de la zona coahuilense que

recuperaron. ¡Qué sensación más grata y qué bendición

verlos así, aunque sea de lejitos. Sólo que…

Al tiempo de estar gozando esas postales, tras año especialmente convulso como resultó el 2020 y comenzando un 2021 que tampoco luce benévolo, comencé a recibir mensajes reclamando la incongruencia de que por un lado se celebrara la vida y libertad de tales especímenes, pero por otro se permitiera la caza de sus congéneres dentro de áreas cinegéticas como el Buenavista Ranch establecido en la misma entidad, tratándose de una actividad para la cual hay permisos, sí, que corren por cuenta de la federación. De confirmarse la certeza y/o actualidad de esa información, resultaría a más de indignante una total indecencia. Una infamia e insulto al esfuerzo citado para la conservación de tan impactante especie.

En otro asunto no menos importante, y para quienes especialmente me han estado preguntando por EL TEMA, informo que la denuncia sobre lo acontecido con el oso negro 34 no ha hecho más que iniciar con su entrega a la Unidad Especializada en delitos ambientales de la Fiscalía General de la República a cargo de Alejandro Gertz Manero. Que precisamente justo hace unos días y a poco más de 5 meses a la espera de ESA RESPUESTA, por fin la AC regiomontana PRODAN, que como parte denunciante y presidida por doña Elvia Silveyra Hernández no ha quitado el dedo del renglón, recibió contestación a su solicitud formal para la recuperación del úrsido con el fin de trasladarlo, primero, al Centro de Rescate, Rehabilitación y Reubicación de Grandes Carnívoros INVICTUS, y una vez en forma, transferirlo al TWAS en Colorado, EE. UU., todo, además, con gastos pagados. Al respecto…

No resultó sorpresa la negativa enviada por la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente vía el Mtro. Porfirio Ugalde Reséndiz, su Director General de  Denuncias Ambientales, Quejas y Participación Social, pero sí sorprenden los valiosos elementos que contiene el comunicado y que permitirán afianzar la demanda, incluso hasta para la presunción del delito de uso indebido de atribuciones y facultades por parte de la ProFePA, sin omitir SU decisión para traslocarlo a sitio donde no habita su subespecie y, su previa castración. Un manejo mal efectuado y peor ejecutado. Para más abundamiento estúpido, inútil y cruel por donde se le mire, ya que incluso los acercamientos de osos siguen ahí mismito de donde arrancaron a la criatura para someterla a una vida de temor y angustia que no le correspondía, insisto, de seguir con vida, obligándome entonces a preguntar… si tan apropiada fue la medida… por qué doña Blanca Alicia Mendoza, en muy mala hora nombrada Procuradora, no ha optado por seguirla aplicando para evitar que esos animalitos sigan frecuentando zonas urbanizadas, que no urbanas. Se afirma que la decisión obedece a que fueron consultados “expertos en la materia”, aunque sin dar los nombres y mucho menos especificar si lo son en cuestión de oso negro, de castraciones a úrsidos, en su comportamiento o en qué, ya que según, su recaptura pondría en riesgo la vida del animal, como si no la hubiera perdido con la emasculación. Seguiré informando sobre el punto, no sin despedirme por hoy…

Lamentando profundamente el fallecimiento del MVZ Homero Ramos Martínez, quien fuera de mis queridos niños voluntarios en el Zoológico de Chapultepec y posteriormente parte del equipo. Su compromiso hacia los animales, sépase, desató al diablo que luego apestó de azufre la Institución. De forma particular al servicio médico veterinario. Se queda para siempre entre mis mejores recuerdos.

producciones_serengueti@yahoo.com

marielenahoyo8@gmail.com

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -