Opinión


¿Covid-19, el Waterloo de AMLO?

¿Covid-19, el Waterloo de AMLO? | La Crónica de Hoy

 

LIC. MANUEL LÓPEZ OBRADOR

PRESIDENTE DE MÉXICO:

La soberbia es una discapacidad que afecta

a los pobres infelices que se encuentran

con una gota de poder.

José de San Martín

Quisiera estar equivocado, pero todo indica que la vacunación contra el COVID19 será su Waterloo, porque parece que usted no acaba de entender la diferencia entre el líder y el gobernante.

Que es usted un líder destacado, nadie lo duda. Pocos conmueven en la plaza pública como usted lo ha hecho desde hace años. Pero ser gobernante es otra cosa, otro papel que requiere otros atributos y otras decisiones.

Desde que se supo de los avances de las vacunas, usted reiteró que no permitiría que las grandes empresas lucraran con la salud de los mexicanos y que por esa razón su gobierno tendría el monopolio –justificado, según usted— de la compra de las vacunas. Así estaría seguro que todos, ricos y pobres, recibieran su dosis. Hasta ahí, estaría todo bien si fuéramos como EUA o Canadá que de un jalón pueden comprar todos los millones de dosis que requieren y hasta más.

Son varios los desatinos alrededor de la campaña de vacunación, como lo mencioné en dos columnas anteriores. Lo que me llamó la atención es que, de repente, usted cambió de opinión y anunció que sí permitirá al sector privado y a los gobiernos estatales importar vacunas para, en el caso del primero, ponerlas a la venta para quien pueda pagarla. Si mal no le llevo la cuenta, sería la segunda vez que modifica su parecer.

En este asunto hay gato encerrado. Resulta que todas las farmacéuticas tienen comprometida su producción a distintos compradores en el mundo, por lo que en el mejor de los casos, un pedido de una empresa privada o un gobierno estatal tardaría seis meses en ser surtido. La oportunidad de servicio a la población sería tardía y su gobierno conservaría la oportunidad política.

Pero hay peligros que su gobierno no está calculando. Hasta donde ha dado a conocer, las siguientes remesas grandes de vacunas serán la rusa Sputnik V y la china Cansino. La aprobación por parte de COFEPRIS no es problema; las exigencias del organismo ya no son como antes para prevenir un riesgo sanitario, porque ahora está bajo la esfera de su incondicional Hugo López Gattel.

En opinión de la experta Roselyn Lemus-Martin, doctora en Biología molecular, la eficacia de 91 por ciento que presume la Sputnik V no es confiable, porque los datos arrojados en la fase 2 son dudosos y no se han divulgado los resultados de la fase 3. Así también lo han expresado científicos de todo el mundo.

En cuanto a la vacuna Cansino, dice la Dra. Lemus, “su respuesta inmune es muy baja en personas mayores de 55 años”,  justamente el rango de población al que será aplicado. Los adultos mayores irán muy confiados por la vida al creerse inmunizados, sin saber el riesgo tan grande que corren. Es inhumano e inmoral; no quiero imagina si hay una segunda oleada de contagios por inmunizaciones fallidas.

¿Por qué no se compraron más dosis de Pfizer? Entiendo la dificultad de la refrigeración, pero si la vacunación se hubiera planeado adecuadamente, lo hubieran resuelto para aplicarla en zonas urbanas.

Las vacunas de Pfizer y de Moderna son más caras y como AMLO ya se gastó todos los recursos que para contingencias, tal vez las vio inaccesibles. Podría usted haber destinado algunos recursos del Tren Maya o del aeropuerto para esta emergencia; nadie le culparía por que las obras se retrasaran. Eso es lo que haría un gobernante responsable.

El pueblo es bueno, señor presidente, no es tarugo.

 

Comentarios:

Destacado:


LO MÁS LEÍDO

+ -