Academia


¿Por qué se hacen cambios a espaldas de la comunidad científica?, vuelve a preguntar Procienciamx

Critica que no se diera a conocer el nuevo reglamento del SNI que fue aprobado

¿Por qué se hacen cambios a espaldas de la comunidad científica?, vuelve a preguntar Procienciamx | La Crónica de Hoy

Foto Especial

Un día después de que el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) informó que fue aprobado el nuevo reglamento del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) no fue posible conocer el texto con los cambios. Ante esto, tres investigadoras en ciencias sociales de la UNAM, UAM y Cinvestav, integrantes de la red ProCienciaMx, cuestionaron públicamente ayer ¿por qué se siguen haciendo cambios a espaldas de la comunidad científica?
La noche del 3 de marzo Conacyt dio a conocer, en un comunicado oficial, que su Junta de Gobierno aprobó por unanimidad un nuevo reglamento del SNI. Esta fue la segunda reforma al ordenamiento en seis meses. El comunicado indicó que las reformas “se verán reflejadas en la Convocatoria 2021 de Ingreso o Permanencia en el SNI”. Esa convocatoria no se difundió ayer ni el cuerpo del nuevo reglamento. 
La tarde del jueves las doctoras Judith Zubieta, del Instituto de Investigaciones Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM); Giovanna Valenti, de la División de Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), y Sylvie Didou, de la Dirección de Investigación Educativa del Centro de Investigación y Estudios Avanzados (Cinvestav) señalaron que hay un grave problema de comunicación entre las autoridades de ciencia del gobierno de México y la comunidad de investigadoras e investigadores. 
“Estamos en las nubes; no conocemos el texto del nuevo reglamento del SNI. Como tantos cambios, nos enteramos siempre a posteriori y nos preguntamos ¿Por qué se hace todo a espaldas de la comunidad”, dijo la doctora Judith Zubieta, en el webinar El Sistema Nacional de Investigadores frente al Anteproyecto de Ley de Conacyt.
“Parece que estamos ante un goteo burocrático administrativo ¿Por qué en sólo seis meses se da una segunda reforma al reglamento del SNI? Pero sobre todo llama la atención que se haga cuando estamos a la mitad de otro proceso muy importante que no ha concluido: la aprobación de la nueva Ley General de Ciencia”, reflexionó la doctora Sylvie Didou.
“Lo que es increíble es que no se hayan usado los métodos de consulta, que existen en otros países para construir políticas públicas sobre ciencia y que son muy conocidos”, agregó la doctora Giovanna Valenti.
La red ProCienciaMx agrupa 466 investigadores que laboran en 65 instituciones. Sus nombres, centros de trabajo, debates y conclusiones se pueden consultar en la página de internet: https://prociencia.mx
PREOCUPACIONES LEGALES. En el webinar de ayer, la doctora Zubieta recapituló las reformas constitucionales asociadas a ciencia desde los años 90s. Luego recordó el contexto legal en que se encuentra actualmente la ciencia mexicana pues debe emitirse una nueva Ley General de Ciencia, que fue ordenada en 2019, debió aprobarse a más tardar en 2020, pero hasta hoy no existe.
“Llama la atención que se sigan haciendo cambios a normas y reglamentos cuando no se ha aprobado la nueva Ley General. Esto produce una falta de alineación entre la Constitución y las normas.”, dijo la investigadora del IIS-UNAM. 
Judith Zubieta dijo que persisten cuatro preocupaciones: 1) la posible falta de alineación entre el Reglamento y la reforma Constitucional; 2) la posible centralización de decisiones en la Dirección de Conacyt, quitando voz a la comunidad científica; 3) la alineación de todo el trabajo de investigación a la política asistencialista del actual gobierno, y 4) la ausencia de toda mención a mecanismos de financiamiento. 
La Doctora Valenti, quien años antes elaboró una investigación amplia sobre aciertos y errores del SNI, junto con sus colegas Gonzalo Varela y Graciela Bensusán, dijo que el comunicado oficial de Conacyt sobre el nuevo reglamento del SNI deja una preocupación: “me parece excesivo lo que señala de anclar el conocimiento con el desarrollo, el bienestar y la soberanía del país. El investigador debe enfocarse a generar el conocimiento y los gobiernos deben generar bienestar con las decisiones que toman a partir de ese conocimiento y del trabajo de sus instituciones orientadas al bienestar social. El conocimiento por sí mismo no determina la toma de decisiones; por ejemplo, los científicos que desarrollaron las vacunas contra el COVID19 no han intervenido en la toma de decisiones de gobiernos y farmacéuticas para aplicar la vacuna”, indicó Valenti. 
La Doctora Didou recordó que persiste una indefinición de temas básicos que afectan el núcleo del trabajo de los investigadores: ¿Se puede asignar a los investigadores la tarea de ser divulgadores?¿Cómo se va a garantizar su libertad para definir temas de investigación?¿Cómo se va a aumentar el Gasto Nacional en Investigación si se está excluyendo la inversión privada? 
“Lo que estamos viviendo es una cuestión de poder. Sabemos que se está tratando de controlar cada vez más al sistema de investigación, por eso es importante aclarar cuál será el papel de los investigadores en la definición de políticas públicas, pues parece que una lógica burocrática se está imponiendo”, concluyó la investigadora de Cinvestav.

 

 

Comentarios:

Notas Relacionadas:

Destacado:

+ -