Opinión


¿Y cuándo discutimos el país...?

¿Y cuándo discutimos el país...? | La Crónica de Hoy

A LOS CIUDADANOS EMPADRONADOS:

+Sin reflexión vamos a ciegas,

sin lograr nada útil

Margaret Wheatley

Ningún texto académico de comunicación avalaría el estilo de comunicar de Andrés Manuel López Obrador. Las medias verdades, las falacias, los “otros datos”, sus insoportables pausas, las peroratas y sus clases erradas de Historia siguen llamando la atención; lo cual me resulta incomprensible, lo confieso.

            Analistas y comentaristas no se cansan de brindar datos y pruebas para señalar los errores e incongruencias del presidente, pero el mensaje del círculo rojo no llega a toda la población.  

            López Obrador ha logrado el sueño dorado de cualquier político: imponer su agenda y hacerlo con un lenguaje ofensivo sin pagar el costo. Cotidianamente, como un gran verdugo, AMLO saca de su calabozo mental un nuevo “monstruo” al que los ciudadanos deben odiar. Los pejelovers, muy contentos alrededor de la hoguera, esperan el momento climático en que el presidente arroje el cerillo para quemar a cualquier neoliberal, fifí, traidor a la 4T.

            En lo personal, detesto esa hoguera. Me molestan los prejuicios con los que nos trata el presidente a quienes no pensamos como él. Me irritan las etiquetas despectivas que nos endilga. Pero justamente de eso se trata: de convertirnos en “los otros”.

            Con suma frecuencia he querido NO escribir sobre el presidente, pero no hay manera. Sus secretarios –con un par de honrosas excepciones—están de floreros. Cuando acuden a una mañanera a informar sobre algún tema relevante, con suma prisa López hace una más de sus declaraciones estridentes y se lleva los reflectores.

            Las direcciones de Comunicación Social de las Secretarías brillan por su ausencia. Ya no hay conferencias de prensa sectoriales para informar sobre el avance de algún programa y donde un periodista serio haga preguntas duras y profundas. Bueno, ya casi no hay boletines, solo transcripciones de la mañanera.

Pero en medio de este ciclón “comunicativo” ¡hay tantos vacíos informativos sobre el desempeño de este gobierno!

            ¿Dónde están los avances de las multimillonarias inversiones en infraestructura que AMLO habría pactado con la iniciativa privada? Nadie sabe. Lo que es un hecho es que en el último año han salido del país 239 mil 821 millones de pesos; no ha de ser por la mucha confianza generada por la 4T.

            ¿Qué pasó con el programa de Reactivación Económica 2021 y los empleos que prometió generar? En la página web, el último comunicado es de 2020.

            ¿Cómo es que México tiene 18 de las 50 ciudades más peligrosas del mundo? Vamos, ni El Salvador y sus maras nos igualan.

            ¿Dónde está una campaña educativa para disminuir la violencia de género? Marzo fue el mes con más feminicidios desde que se tienen mediciones.

            ¿Dónde están los medicamentos que se comprarían bien y baratos? A 28 meses de gobierno, las adquisiciones encargadas a la ONU están retrasadas y las autoridades no han definido la distribución.

            ¿Dónde están los spots para promover la vacunación habitual para menores de edad?

             ¿Qué pasó con las Universidades Benito Juárez? De las 100 programadas, sólo 21 acreditaron los requisitos, pero todas recibieron recursos.

            ¿Cuál es el beneficio real de inyectar tanto dinero a PEMEX, si las energías sucias van de salida?

            ¿Cuál ha sido el beneficio de los programas sociales, además de repartir dinero a diestra y siniestra?

            ¿Dónde están la honradez y la transparencia en la gestión, si la mayoría de los expedientes están sellados?

            Aquí estamos a mes y medio de las elecciones. Es hora de alejarnos de la hoguera… Es hora de que ustedes y yo, ciudadanos comunes, pensemos seriamente el país que deseamos.

 

           

Internet: Lmendivil2010@gmail.com

Facebook: Leopoldo Mendívil

Twitter: @Lmendivil2015

Blog: leopoldomendivil.com

 

 

Comentarios:

Destacado:

+ -